A la hora de gestionar un negocio tendrás que hacer frente a diversos problemas, siendo el pago de las facturas uno de los más habituales, pero en los que menos se suele pensar. Un cliente necesita tu ayuda, realizas el trabajo y una vez finalizado envías la factura, pero pasan semanas e incluso meses y no obtienes respuesta por su parte. ¿Cómo actuar cuando un cliente no paga las facturas? A continuación, te comentamos algunas opciones.

Ponte en contacto con el cliente por diferentes vías

Antes de contactar con un cliente por el impago de facturas comprueba si ésta ha sido enviada correctamente, si el número de cuenta que te ha indicado es correcto y si está fuera del plazo de pago. Una vez comprobado, lo más importante es intentar contactar con el cliente por todas las vías posibles. Para gestionar situaciones como el impago de facturas de manera eficaz, siempre es recomendable tener más de una forma de contacto con tus clientes, siendo lo más habitual pedirle su correo electrónico y teléfono de contacto. En el caso de que no responda a tus llamadas, siempre puedes enviarle un correo electrónico, dejando constancia además de que has intentado ponerte en contacto con él. Si tras intentar contactar con él no obtienes respuesta puedes enviarle una carta certificada con acuse de recibo haciendo referencia al impago de la factura. El siguiente paso si continuamos sin respuesta será el envío de un burofax, un documento que te servirá en caso de necesitar tomar medidas legales.

¿Cómo actuar si un cliente no paga las facturas? Juicio Monitorio

Si hemos intentado contactar con el cliente de todas las maneras y no hemos obtenido respuesta o no estamos de acuerdo con la solución que nos ofrece, será momento de tomar medidas legales para el cobro de la factura a través de un Juicio Monitorio.
El Juicio Monitorio es un procedimiento jurídico cuyo fin es el reclamo del pago de deudas que cumplan una serie de requisitos: debe ser una deuda dineraria, vencida, exigible y líquida. Para presentar esta solicitud no será necesaria la presencia de un procurador o abogado, puesto que normalmente de trata de un proceso sin juicio. Ahora bien, en caso del que deudor se oponga al pago de las facturas y sea necesario un juicio, es obligatoria la intervención de un procurador o abogado en los siguientes casos:

  • Cuando la cuantía de lo reclamando es superior a 6.000€ y se remite a Juicio Ordinario.
  • Cuando la cuantía es inferior a 6.000€ y se remite al Juicio Verbal pero la deuda reclamada supera los 2000€

El Juicio Monitorio comienza con una petición inicial de procedimiento monitorio que, una vez recibida, el Juez solicitará al deudor el pago en un plazo de 20 días. Una vez transcurrido este plazo, pueden darse las siguientes situaciones:

  • El cliente paga su deuda: finaliza el proceso monitorio.
  • El deudor se opone: inicio de Juicio Verbal o Juicio Ordinario.
  • El deudor no comparece en el plazo de 20 días ni se persona en el juzgado: el proceso se dará por finalizado y el acreedor podrá iniciar la ejecución de esa cantidad a través del embargo de bienes, nóminas, cuentas corrientes, etc.

Esperamos que con este post hayas podido resolver algunas dudas respecto a qué hacer si un cliente no paga las facturas. En Afilco Asesores contamos con un equipo de asesores, gestores y abogados en Valencia que sabrá guiarte en cada paso si te encuentras en situación de impago de facturas.